Historia

La figura de madre de día lleva vigente en Europa muchas décadas. En España es una actividad que empieza a surgir con fuerza, a veces con tanta, que comunidades como Madrid, Navarra y las zonas rurales de Galicia, ya tienen regulación propia.

Porque, dejémoslo claro desde el principio, la actividad es por el momento alegal en casi todo el territorio nacional.

Es este es uno de los motivos principales por los que poco a poco nos hemos ido encontrando los diferentes miembros de esta asociación.

Primero un poco a ciegas preguntándonos cómo hacer visible nuestra actividad, después con un poco más de luz gracias a la ayuda de la Red de Madres de Día de Madrid.

Las primeras asambleas ya dejaron claras dos cosas; la primera es que somos red y estamos para apoyarnos, alimentarnos y crecer juntos; y la segunda, que queremos ser una alternativa real y a la escuela infantil, así que estamos trabajando con la intención de que se nos reconozca como una actividad legal.

Y en ese momento estamos, asesorándonos, preguntando a abogados, gestores, redactando contratos, ofreciendo información a familias y madres y padres de día en potencia y, algunas, sacando adelante el trabajo en sus casas con sus grupos de bebés.